Trampas a evitar al iniciar E-learning en su organización

En la aplicación de e-learning por primera vez en una organización, uno está pisando un terreno desconocido. Hay probabilidades de encontrar muchas dificultades y tropezar. A continuación hay una lista de trampas que usted podría evitar al iniciar eLearning por primera vez en su organización:
 
  1. Conceptos erróneos acerca de lo que realmente es eLearning
  2. No entender el proceso de desarrollo y revisión de eLearning
  3. No entender el papel de las partes interesadas en el proceso de desarrollo (por ejemplo, la función de: una PYME, el director de formación y los gerentes de Recursos Humanos).
  4. Involucrar a las partes interesadas clave en el final: las revisiones continuas del proceso son indispensables para no realizar un gasto innecesario en modificaciones que se podrían haber evitado.
  5. Recursos e imputs innecesarios. La organización tiene que informar claramente a los desarrolladores E-learning de los objetivos de aprendizaje y de la audiencia de los cursos, para asegurar la dirección correcta y calidad de contenidos.
  6.  Lanzamiento eLearning demasiado pronto. Es mejor esperar hasta que el software o el proceso se hace más eficiente y finalizados antes incluso de iniciar el proceso de desarrollo de e-learning. 
  7. No planificar la traducción de los cursos.
  8. Desconocimiento de las herramientas.
  9. No informar al desarrollador de E-learning de los medios en los que quieres implementar la plataforma (LMS, intranet, CDs, dispositivos móviles).
  10. Soportes de navegadores y LMS compatibles
 
La fuente que contiene la información completa está aquí:
E-learning implementation
 
¿Se te ocurre alguna trampa más? Cuéntanoslo.
 

La evaluación de los tutores virtuales se somete a debate: ¿Es necesario aumentarla? ¿Cómo se planea? 8 expertos responden:

En la formación virtual es fundamental la evaluación para asegurar eficiencia y efectividad en el aprendizaje. Pero no sólo se hace referencia al análisis del alumnado: se ha de incrementar y mejorar los procesos de evaluación del tutor que llevan a cabo las diversas empresas y organizaciones.
 
Así, por ejemplo, José Luis Lens Fernández, rector del Instituto de Educación Superior Max Weber destaca la importancia de la creación de criterios e indicadores para llevar a cabo este análisis. Por su parte, Maricela Ballatore, consultora en Procesos Formativos– CUOBIS define la utilización de rúbricas como herramienta de medición del desempeño de los tutores.
 
            Por otro lado, Gisselle Antuanet Castro Velasquez, jefa de la Unidad de Educación Virtual de la Facultad de Educación de la Universidad Peruana Cayetano Heredia  (UPCH), afirma que “la evaluación a un tutor debe hacerse en dos áreas, pedagógica y gestión de calidad”. Además, Pedro Garrido, e-Learning Specialist, incluye un cuestionario de calidad al finalizar cada curso para realizar una valoración de los diferentes aspectos de la formación; dos de estas preguntas van referidas al tutor (en metodología y conocimiento del tema).
 
Si quieres conocer en profundidad las opiniones de los ocho expertos, así como las recomendaciones dirigidas a un buen desarrollo de los planes de evaluación, accede al artículo que aquí te enlazamos:

Evaluación de tutores virtuales