“Cómo mejorar la educación en el aula: deshaciéndose de ella”

Uno de los filósofos y autores alemanes más populares -dos millones de ejemplares de sus libros se han vendido-, Richard David Precht, propone radicalizar el sistema educativo. No habla de cambios, si no del olvido definitivo del sistema actual y la implantación de otro completamente diferente. A ello se refiere cuando afirma que os debates sobre la forma correcta de educar se suelen centrar en los márgenes (la duración del día escolar, el mejor tamaño de una clase, etc), y los cambios deseados no se consiguen con la revisión de esos detalles.
            El filósofo sostiene que el sistema educativo actual no fomenta el tipo de creatividad o pensamiento original que las próximas generaciones necesitarán para tener éxito.
 
La entrevista completa realizada a Precht por Credit Suisse se encuentra en el siguiente enlace: http://www.thefinancialist.com/how-to-improve-classroom-education-get-rid-of-it/.
A continuación resumiremos sus principales ideas:
Credit Suisse: ¿Cuál cree que es el principal problema con nuestro sistema educativo actual? 
Richard David Prencht: La brecha entre lo que nuestros hijos están aprendiendo en la escuela y lo que van a necesitar en la vida es más amplia que nunca. El hecho de basar el aprendizaje principalmente en saber memorizar implica que el 90% de lo aprendido en la escuela se olvidará después de la graduación. Debemos cultivar y fomentar el deseo intrínseco de un niño para aprender, no destruirlo.
 
CS: ¿Cómo se adaptaría la eliminación de las calificaciones a ese modelo educacional?
RDP: Es más importante el desarrollo personal de los niños, el cual no puede ser reflejado en los números. Por ejemplo, yo era mejor en gimnasia que un compañero: lo que para mí era una tarea sencilla, para él requería mucho esfuerzo, pero al final lo acabó consiguiendo. Por lo tanto, su logro fue mayor que el mío. Una evaluación escrita al final del año escolar puede ser el mejor enfoque.
 
CS: Usted tiene un hijo de 10 años de edad. ¿Está diciendo que no hay nada específico que deba estudiar para maximizar sus posibilidades de éxito en el mercado laboral?
RDP: Esa no es la manera correcta de mirarlo. Cuando terminé la escuela en la década de 1980, todo el mundo dijo que los ingenieros y programadores estaban en demanda. En una reunión de antiguos alumnos año más tarde, un gran número de compañeros de clase que habían elegido esos campos estaban desempleados. Además, muchos de los empleos del mañana son totalmente desconocidos para nosotros hoy. Entonces, ¿cómo se sabe que es lo correcto? Los jóvenes deben aprender lo que quieren aprender.  
 
CS: Usted se opone a la enseñanza basada en asignaturas. ¿Pero, el conocimiento de algunas asignaturas no es esencial? Es difícil discutir con la necesidad y el beneficio de la memorización de las tablas de multiplicar.
RDP: Tienes razón, lo que me lleva a mi siguiente punto: Usted no necesita un aula de clase para aprender matemáticas. Ahora tenemos un excelente y emocionante software, aprendizaje que permite a cada estudiante dominar el material a través del juego. La enseñanza tradicional en el aula no enseña a los mejores estudiantes nada que no sepan ya, pero es más difícil para los estudiantes más débiles. Por lo tanto, la instrucción de toda clase es innecesaria en ciertos temas y después de un cierto nivel.
 
CS: ¿Qué plan de estudios mínimo se requiere para preparar a los estudiantes para el mundo laboral?
RDP: Los estudiantes deben ser capaces de comunicarse con seguridad a través de la escritura y el habla. Ellos deben ser capaces de pensar de manera abstracta y tener una comprensión de la historia, la geografía y el pensamiento político. Conocimientos básicos de la ley y la economía es esencial, además de que se debe tener alguna experiencia práctica con las artes.
 
CS: ¿Ves alguna utilidad para las estructuras tradicionales en el aula?
RDP: Un sistema que puede ser razonable para los cuatro o seis primeros años de escuela primaria no debe ser inamovible durante toda la carrera escolar del niño. Tenemos que dejar de depender de la instrucción basada en la clase, en la que los niños son agrupados por edad y obligados a aprender las mismas cosas exactamente de la misma manera.
 
CS: Si usted no cree que la enseñanza en clase es necesaria más allá de cierto punto, ¿qué piensa usted de los estudios que muestran a los maestros como el factor crítico que determina la calidad de una escuela?
RDP: Cuando los maestros están involucrados, deben ser excelentes, y lo más importante: tienen que ser buenos comunicadores. Hoy en día, se centran demasiado en la didáctica y en decidir lo que los estudiantes deben aprender. Pero si no te gusta escuchar a alguien, usted no va a aprender mucho de esa persona. Yo contrataría sólo los candidatos que previamente he comprobado que podrían cautivar a sus estudiantes.
 
¿Te parece interesante el enfoque de Precht?